EDITORIAL

¡LA ÉTICA NOS MANTIENE
EN EL BUEN CAMINO!

Para Groupe ADP, la ética y el cumplimiento incluyen la adhesión a las leyes y los reglamentos de los países en los que el grupo está presente, así como a los valores.

Asimismo, Groupe ADP, Aéroports de Paris SA y TAV Airports son firmantes desde 2003 de los 10 Principios del Pacto Mundial.

Para realizar cambios en los procedimientos, la ética y el cumplimiento deben ser pilares firmes en el cambio cultural. Todos los empleados se comprometen con este cambio cultural poniendo en práctica los valores de Groupe ADP en su trabajo diario.

¡Tener unos principios éticos sólidos nos guía por el buen camino!

LEALTAD:
UN COMPROMISO DE DOS DIRECCIONES

La firma de un contrato de trabajo (de duración indeterminada, temporal, en prácticas, etc.) obliga al empleado y al empleador a un deber de lealtad que requiere que ambas partes se comporten con integridad a la hora de ejecutar su trabajo.

EL DEBER DE LEALTAD SE APLICA:

  • A lo largo de la vigencia del contrato de trabajo, en momentos de huelga o de bajas, y durante las vacaciones;

  • a todos los empleados en cualquier puesto de trabajo; y

  • salvo que existan cláusulas en el contrato de trabajo que indiquen lo contrario.

Este deber abarca un amplio abanico de acciones que pueden causar daños ilícitos a una de las partes, llevadas a cabo por el empleado (no perjudicar ni desacreditar a su empleador, a los clientes, proveedores, socios, etc., no revelar información confidencial, no aceptar un trabajo de la competencia sin autorización previa, etc.) o por el empleador (pagar los salarios adeudados y cumplir con los plazos, proporcionar a los empleados el trabajo acordado, poner a disposición de los empleados los recursos suficientes para llevar a cabo el trabajo que se espera de ellos, y así sucesivamente).

La ética y el cumplimiento son un motor de la confianza y, por tanto, del rendimiento del Grupo y de sus partes interesadas!

Representan entre el 12 y el 18 % de nuestra calificación extrafinanciera, lo cual tiene un impacto directo en nuestra capacidad de crecimiento.

Cada empleado debe ser un participante activo en este proceso y actuar como embajador de nuestra cultura ética al tratar con nuestras partes interesadas.

Por esta razón, Groupe ADP pone en marcha un programa global en el que la información, la sensibilización y la formación son herramientas clave para ayudarle a aplicar un enfoque en su día adía de trabajo.

La ética y el cumplimiento son imponderables para Groupe ADP y deben ser nuestra seña de identidad en nuestro negocio.

Nuestras normas sobre ética y cumplimiento son una parte integrante de nuestro reglamento interno. Se basan en tres principios fundamentales que deben guiar nuestro trabajo: responsabilidad, integridad y respeto.

Deben ser adoptados y aplicados por todos los empleados, sin importar su categoría o puesto, y por cualquiera que actúe en nombre o en representación de nuestra empresa. Los empleados deben asegurarse de que quienes están a su cargo cumplen con estos principios.

El incumplimiento de estas normas puede desembocar en acciones disciplinarias.

Por ello, es muy importante hablar sobre cualquier situación delicada con los gerentes o con el responsable de Ética y cumplimiento. Hacer constar y tratar estas cuestiones son pasos cruciales para desarrollar los reflejos adecuados, encontrar las soluciones apropiadas, detectar las situaciones de posible riesgo y trasladarlas según corresponda. Juntos podemos ayudar a que la empresa crezca y evolucione.

¡Nuestra implicación nos mantiene por el buen camino!